El PP vota contra la democracia participativa

Los medios nos muestran a diario noticias del Partido Popular hablando de regeneración democrática, de medidas anticorrupción, de transparencia… pero lo cierto es que todo queda en titulares. El marketing político es su máxima, la de Compromís es el trabajo serio y la propuesta de alternativas que mejoren la vida de los ciudadanos y los empoderen. Una democracia participativa es clave en este sentido.

Por ello, ante el gasto de cacasalsanta22desembresi 400.000€ en lo que se ha llamado Casa de la Semana Santa Carmelo Dávila, iniciamos una campaña para buscar que la ciudadanía participase y decidiese qué uso darle a una infraestructura tan grande como esta. Propusimos así en el pleno de 18 de febrero una consulta popular para el mismo día de las elecciones locales (y así no supusiese ni un euro adicional a las arcas municipales) y tras una encuesta en la que participaron 200 personas aportando alternativas muy interesantes. ¿Por qué santjoaners y santjoaneres no pueden decidir qué uso darle a una infraestructura construida con su dinero? ¿Tenemos que pagarle al Partido Popular su campaña y sus políticas clientelares? Políticas, por otra parte, nada rentables económica y socialmente y nefastas para las arcas públicas.

Compromís se opone a estas inversiones por no ser prioritarias y porque, junto a la gestión de la UCA, abanderan el cambio de modelo de administración pública municipal donde el Ayuntamiento se convierte en inversor y promotor de las infraestructuras de la confesión católica, rechazando el principio de neutralidad en las relaciones con otras confesiones religiosas, abandonando la idea de Estado aconfesional y donde además se viola el principio de igualdad, ya que muchos ciudadanos se podrán preguntar por qué se invierte casi 400.000€ en un almacén para las cofradías cuando hay otras asociaciones municipales que están sufriendo la crisis y que tienen las mismas necesidades (las peñas, por ejemplo, se ven obligadas a alquilar locales sin apoyos públicos).

Nuestro Alcalde y el resto de populares votaron el día 18 contra la consulta municipal alegando que nuestra encuesta contaba sólo con 200 encuestados y que ya decidirían los vecinos si su gestión era adecuada en las elecciones de mayo. En realidad nuestra propuesta iba dirigida a permitir votar a todos los vecinos. ¿Tiene el señor alcalde miedo de que se pronuncien sobre este tema?

No me parece que exista motivo alguno para rechazar una propuesta abierta, en positivo, y democrática como la nuestra. Se equivocan quienes se dedican a callar la voz de la gente ante los abusos de poder. Se equivocan aquellos que pretenden continuar con sus políticas clientelares para seguir apoltronados sin solucionar los verdaderos problemas de las personas, y especialmente de las más débiles, a quienes el Partido Popular ha decidido abandonar a su suerte.

Ahora, a unos meses de las elecciones, se afanan en remodelar y asfaltar nuestra villa, pero dudo que Sant Joan esté dispuesta a dejarse engañar de nuevo por grandes promesas y espejismos. Los grandes proyectos del PP se han convertido en pesadillas para todos. Sant Joan necesita de nueva política, Sant Joan necesita poner al ciudadano en el centro de sus preocupaciones y de sus soluciones, necesita de transparencia y buena gestión, necesita de un modelo sostenible y reconocible en su identidad. Compromís, os aseguro, estará ahí.

Sergio A.S., miembro de Compromís per Sant Joan d’Alacant

Arxivat en: Local

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *